PLAN NACIONAL DE ACCIÓN

Valle

El 10 de diciembre de 2004, en el marco de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, el Valle del Cauca mostró a la opinión pública el resultado de un proceso de planeación y priorización de acciones tendientes a mejorar la actual situación de derechos humanos  y convivencia pacífica del departamento.  Con la presentación pública del Plan de Acción en el tema - la cual se realizó  previamente el 3 de diciembre -,  la firma de un Convenio de cooperación y asistencia técnica entre el Gobierno departamental y la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y la movilización de miles de  vallecaucanos en favor de la defensa de la vida bajo la consigna de No Matarás , ese día se hizo manifiesta tanto  la voluntad como el esfuerzo que  el Gobierno departamental y los mandatarios municipales vienen adelantando con el fin de incorporar  acciones concretas en materia de derechos humanos, convivencia y reconciliación en sus agendas de gobierno.   

Este importante proceso es parte de la aplicación en el Valle de Cauca de la Estrategia de Descentralización de la política pública de derechos humanos y DIH, promovida por el Gobierno nacional a través del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH de la Vicepresidencia de la República, y liderada de manera conjunta con el Gobierno departamental y las administraciones  municipales de  Santiago de Cali y Buenaventura. El proceso, que nace con la firma del acta de compromiso suscrita el 12 de diciembre de 2003 entre el Vicepresidente de la República y el Gobernador del departamento con el fin de incluir el tema de derechos humanos en las agendas y programas de gobierno, ya muestra en el departamento sus primeros frutos: la incorporación del tema en los planes de desarrollo departamental y de los municipios de Cali y Buenaventura, así como la formulación, socialización e implementación de los correspondientes planes de acción.   

A nivel departamental, la inclusión de los derechos humanos como parte de la agenda gubernamental hacía parte de un proceso de interpretación y reflexión de las principales problemáticas que afectaban al Valle del Cauca en esta materia, del que hicieron parte la Asamblea Departamental e instancias de gobierno como las Secretarías de Planeación, Gobierno y Oficina de Gestión de Paz y Convivencia. Enfrentar la crisis humanitaria del departamento y las diferentes manifestaciones de la violencia, entre ellas los altos índices de desplazamiento forzado, hechos de gran impacto en materia de secuestro como los ocurridos en el kilómetro 8, la iglesia de La María y el secuestro de los diputados de la Asamblea Departamental, las tasas de homicidio, la violencia intrafamiliar y la situación de los grupos étnicos minoritarios,  se convierten entonces en prioridades a incorporar en el Plan de Desarrollo Vamos juntos por el Valle del Cauca 2004 – 2007.  

En el capítulo 2 sobre Cultura Democrática y Paz, la administración departamental expone las políticas específicas con las que pretende integrar los derechos humanos al propósito de la reconciliación y la paz locales: paz y acuerdos humanitarios, derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario.  Estas tres políticas específicas plantean proyectos estratégicos en materia de convivencia pacífica y seguridad ciudadana, y cultura democrática y paz, de un lado, mientras que una tercera iniciativa apunta a la construcción de agendas departamentales y municipales en derechos humanos y DIH y a la formulación de una política regional de atención y prevención del desplazamiento forzado.    

En la capital del departamento, el proceso de inclusión del tema en el plan municipal de desarrollo también parte del reconocimiento de las dinámicas locales y de las problemáticas más sensibles en el ámbito de los derechos humanos. De allí que el Capítulo III del Plan de desarrollo municipal para la paz y la convivencia en Santiago de Cali 2004 – 2007,  desde el ámbito de la reconciliación y la convivencia pacífica, incorpora el propósito de “garantizar el respeto, la defensa, la protección y la promoción de los derechos humanos” mediante estrategias de atención a la población desplazada, a los grupos más vulnerables y a la resocialización y rehabilitación carcelaria. 

En Buenaventura, en cambio, la construcción del Plan de Desarrollo municipal Gobierno para todos en equidad y justicia 2004 - 2007, nace de los resultados de un taller sobre política pública con los funcionarios del Gabinete y de procesos participativos con la comunidad en general y con comunidades afrodescendientes y grupos indígenas, cuyo resultado no es la inclusión del tema de derechos humanos como parte del  plan, sino un plan de desarrollo con una perspectiva transversal de derechos humanos en todo su articulado, en el cual se otorga un énfasis fundamental a los derechos económicos, sociales y culturales (DESC) y al paradigma del Desarrollo Humano Sostenible consignado en las metas de la Declaración del Milenio de Naciones Unidas.  

Los escenarios destinados para el trabajo territorial en derechos humanos, así como el liderazgo institucional asumido desde las diferentes administraciones y el acompañamiento a esta labor por parte del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH, se han constituido en elementos fundamentales en el desarrollo de la Estrategia de Descentralización en el Valle del Cauca. En el caso de Calí, son la Oficina de Paz como líder institucional y el Consejo municipal de Paz como escenario, este último creado en 1994 y reactivado para que fuese el lugar de construcción pública del tema de derechos humanos, paz, convivencia y seguridad ciudadana,  los encargados de jalonar el proceso. En Buenaventura, son las secretarias de Planeación, Gobierno y Convivencia, de la mano con diferentes sectores sociales y comunitarios los que han hecho posible la construcción del plan de acción municipal en derechos humanos. Sin embargo, y ante la necesidad de generar un escenario de diálogo público en el tema, tanto la Personería municipal como la Alcaldía convinieron la creación del Comité Municipal de DDHH y DIH mediante acuerdo, el cual se encuentra en proceso de aprobación.   

En el nivel departamental, ha sido el esfuerzo conjunto tanto de la Secretaría de Gobierno en el ámbito de la seguridad ciudadana como de la Oficina de Paz en el de la reconciliación y la convivencia, los que han permitido el desarrollo del tema en el departamento desde dos instancias específicas: el Comité Operativo de Derechos Humanos, órgano creado con el propósito de conocer casos de violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario, el cual ha permitido una mayor interlocución con sectores institucionales, la Fuerza Pública y las organizaciones sociales; y la Mesa Departamental de Derechos Humanos y DIH, espacio donde convergen diferentes actores sociales e institucionales y se debaten aspectos de la política en derechos humanos.  

La construcción de planes de acción en materia de derechos humanos, como instrumentos de planeación que hacen posible la materialización de las iniciativas y propósitos gubernamentales, son otra etapa del proceso cumplida en la implementación de la Estrategia de Descentralización en este departamento. En el Valle del Cauca, los planes de acción buscan priorizar acciones y recursos hacia la prevención de violaciones a los derechos humanos, el fortalecimiento de escenarios y mecanismos de participación en el tema, y el fomento de una cultura de derechos humanos mediante iniciativas de formación y promoción de valores.  

En Buenaventura, por ejemplo, la apropiación institucional y ciudadana del tema, la construcción de espacios humanitarios para la defensa de la vida, los derechos humanos y aplicación del Derecho Internacional Humanitario, la creación de instrumentos de prevención, atención y seguimiento a la situación, el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones y de la sociedad civil en la gestión de los DDHH y el DIH, y abordar las problemáticas locales sobre desplazamiento forzado y DESC, hacen parte de los principales objetivos trazados en el plan de acción municipal. En materia de espacios humanitarios, en los que convergen procesos sociales e institucionales, el municipio pretende a través de este plan – como ocurre en la actualidad en el gobierno departamental – contar con dos escenarios para el trabajo en derechos humanos: un comité operativo municipal para el estudio de casos y una mesa municipal de derechos humanos para la deliberación sobre la política pública. Como instrumentos de prevención se proponen la conformación de un observatorio local y el fortalecimiento del Sistema de Alertas Tempranas.  

Promover una cultura de respeto, defensa, protección y garantía de los derechos humanos, a través de la consolidación y ampliación de los espacios de concertación y diálogo social, la generación de capacidades de prevención y protección y de acciones de promoción, difusión y formación, son los objetivos trazados desde el Plan de Acción en derechos humanos y DIH del municipio de Cali.  Allí se destaca el énfasis de las acciones a favor de los grupos más vulnerables, en particular en materia de capacitación, entre ellos los jóvenes, los desplazados, la mujeres y la niñez, y “la descentralización en la comunicación del trabajo y la acción en derechos humanos” a través de la creación de comités locales de protección, promoción, difusión y exigibilidad  de los derechos humanos  en 11 comunas y los corregimientos que conforman la zona rural de la ciudad. 

A nivel departamental, “promover una cultura de derechos humanos y DIH a través de la incorporación y aplicación de su normatividad en la vida institucional y social” es el objetivo trazado en el Plan de Acción Departamental de Derechos Humanos. El Plan,  fruto de las discusiones políticas y técnicas entre líderes del proceso y al interior de los escenarios de participación y discusión en el tema, es decir, entre la Secretaría de Gobierno y la Oficina de Paz de la Gobernación y al interior del Comité de Derechos Humanos y la Mesa Departamental, busca generar acciones de prevención de violaciones e infracciones a partir de la conformación de un observatorio regional para la paz, los derechos humanos y el DIH, la construcción de observatorios locales en por lo menos 5 municipios, la implementación de planes específicos en materia de Misión Médica y minas antipersonal y la construcción de acuerdos humanitarios. El Plan también prevé el fortalecimiento de los escenarios de participación existentes y la ampliación del Comité Operativo en por lo menos 5 municipios del departamento.  

Las acciones tendientes a promover una cultura en el tema van de la mano del fortalecimiento y ampliación de la red de promotores de derechos humanos, iniciativa liderada por la ESAP. Adicionalmente, el Plan de Acción incorpora un capítulo especial dedicado a los grupos étnicos, en el que se busca impulsar iniciativas que permitan apoyar sus procesos organizativos y de resistencia, protegerlas del desplazamiento y hacer un seguimiento particular de su situación a partir de un sistema estadístico que introduzca la variable étnica. 

Aunque el proceso de diagnóstico, de formulación de políticas gubernamentales y de planeación de acciones se ha venido realizando con éxito, para el departamento son muchos los retos y las oportunidades que en el  futuro inmediato le esperan para hacer realidad su intención de fortalecer las acciones en materia de promoción de los derechos humanos y de prevención de nuevas violaciones. 

El Convenio marco entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Gobernación del Valle del Cauca, además de ser la primera experiencia en el país de este tipo entre el organismo internacional y un gobierno local, se constituye en una valiosa oportunidad para potencializar el proceso ya adelantado y dar un mayor impulso a la ejecución del plan de acción departamental. Esto, debido al objetivo trazado en el convenio marco y los campos de apoyo que se desarrollarán gracias al mismo: asesoría técnica  al Gobierno del departamento en la implementación de la política pública en materia de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, el impulso a iniciativas como el plan de acción, el fortalecimiento de espacios de interlocución, la promoción de los DDHH y el DIH en el sistema educativo y los medios de comunicación locales, orientación institucional en promoción y protección de los DDHH y el DIH y la formulación de proyectos en el tema para ser presentados a la comunidad nacional e internacional.   

Cabe resaltar que la Oficina del Alto Comisionado, en su misión de observación de la situación de derechos humanos, asistencia técnica e información, ha venido apoyando desde su sede regional en la ciudad de Cali las acciones en la materia a través del seguimiento a las denuncias por violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH, el acompañamiento a las acciones humanitarias en las que facilita la interlocución con los diferentes actores locales y su presencia permanente en el Comité Operativo de DDHH. 

El acompañamiento y apoyo técnico de la comunidad internacional,  la articulación entre las políticas nacionales en materia de derechos humanos y las locales a través de la Estrategia de Descentralización,  la voluntad de las administraciones departamental y de los municipios de Cali y Buenaventura, y el acompañamiento al proceso por parte del Gobierno nacional  a través del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH,  han hecho posible el camino hacia la realización de iniciativas en derechos humanos, gracias a la formulación y puesta en marcha de los planes de acción. Sin embargo, son muchos los retos que en el futuro inmediato deben ser asumidos como parte integral de las acciones, planteadas o no en dichos planes, entre ellos, el impacto de la acción del narcotráfico como una amenaza para los derechos humanos, la desmovilización de los grupos de autodefensa con presencia en la zona, la continuidad de la política de Seguridad Democrática como estrategia para brindar  garantía y protección de los derechos fundamentales a los ciudadanos, así como la implementación de  soluciones de retorno y restablecimiento como alternativa definitiva al problema del desplazamiento forzado

 
Bookmark and Share
Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario

Acerca del Programa

Temas de interés

Servicios al Ciudadano

Calle 7 No. 6 - 54 • Tels.: (57 1) 595 1850 • Fax: (57 1) 565 9797 • Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. • Bogotá, Colombia
E-mail: ppdh@presidencia.gov.coÚltima actualización: 22/09/2010 12:46

  • presidencia de la república
  • vicepresidencia
  • urna de cristal
  • gobierno en linea
  • sigob