Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > Colombia presentó su primer informe ante el Comité contra las desapariciones forzadas de Naciones Unidas

Sala de Prensa

11/10/2016 11:20

Colombia presentó su primer informe ante el Comité contra las desapariciones forzadas de Naciones Unidas

La delegación del Estado manifestó que “la búsqueda de una salida negociada para la terminación del conflicto armado es la mejor garantía para prevenir y luchar contra ese flagelo y, en particular, asegurar el derecho de las víctimas y sus familiares”.   

Bogotá D.C., 11 de octubre de 2016

El pasado 6 de octubre de 2016, el Estado colombiano sustentó ante el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas su primer Informe sobre los avances en la implementación de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, que entró en vigor para Colombia el 10 de agosto de 2012.
 
La delegación del Estado (integrada por Beatriz Londoño, embajadora de la Misión Permanente de Colombia ante la ONU; Carlos Eduardo Valdés, director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses; Sandra Santa, asesora jurídica de la Dirección de Justicia Transicional del Ministerio de Justicia y del Derecho; y Luisa París, funcionaria de la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos) compartió al Comité los avances y retos en materia de desaparición forzada, y respondió a las preguntas formuladas por los expertos durante un diálogo constructivo que duró cerca de seis horas.
 

 
“El Estado colombiano rechaza de manera enfática la abominable práctica de la desaparición forzada de personas. Por el contrario, tenemos el más firme compromiso con la erradicación de este delito y el alivio a las víctimas”, aseguró Beatriz Londoño, durante su intervención en representación de la delegación del Estado colombiano, y recordó el “enfoque basado en los derechos humanos y centrado en las víctimas” que había asumido el país para abordar el tema de la desaparición forzada.
 
En el marco del diálogo, el Estado presentó los avances logrados en relación con la búsqueda, localización, recuperación e identificación de personas desaparecidas y la reparación a las víctimas. De esta manera, brindó información sobre el Registro Nacional de Desaparecidos y Cadáveres sin identificar, el Banco de Perfiles Genéticos, la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, el mecanismo de búsqueda urgente, el Plan Nacional de búsqueda de personas desaparecidas, las medidas de reparación integral implementadas en virtud de la Ley de 1448 de 2011, las estrategias de atención psicosocial a los familiares de víctimas de desaparición y las adecuaciones normativas adelantadas, entre ellas, la creación de la acción de declaración de ausencia por desaparición establecida en la Ley 1531 de 2012.
 
Atendiendo a la realidad derivada de más de 50 años de conflicto, la delegación del Estado manifestó que “la búsqueda de una salida negociada para la terminación del conflicto armado es la mejor garantía para prevenir y luchar contra ese flagelo y, en particular, asegurar el derecho de las víctimas y sus familiares”.   
 
De igual manera, el Estado hizo referencia a los retos vigentes respecto de la depuración y consolidación de los sistema de información para contar con información precisa sobre el total de víctimas de desaparición, así como en la investigación y sanción de los responsables de este delito, no sólo como medida de reparación sino también como garantía de no repetición.
 
Colombia destacó la importancia del trabajo conjunto con los familiares de las personas desaparecidas, y resaltó que las medidas adoptadas han tenido un enfoque de derechos humanos y han estado centradas en dar respuesta a las víctimas y sus familias, al tiempo que reiteró su compromiso de seguir avanzando el cumplimiento de sus obligaciones.
 
El Comité agradeció a la delegación del Estado colombiano por el diálogo franco y constructivo en el que se desarrolló la sustentación y destacó los logros de Colombia para la implementación de la Convención y la presentación de buenas prácticas en la identificación de restos humanos, tanto como avance significativo del Estado como referente a seguir por otros países.