Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > Bienvenido, António Guterres

Sala de Prensa

11/11/2016 9:00

Bienvenido, António Guterres

Por Paula Gaviria Betancur*

Bogotá D.C., 11 de noviembre de 2016

A lo largo de la historia, en muchos momentos, los seres humanos hemos sabido dejar a un lado nuestras diferencias con el objetivo de terminar con la barbarie y la insensatez. Uno de esos episodios ocurrió en la ciudad estadounidense de San Francisco, cuando en 1945, después de la Segunda Guerra Mundial, nació la Carta de las Naciones Unidas. Esa carta nos dio esperanza en la humanidad y, a menudo, ha prevenido confrontaciones, a pesar de navegar en un mundo convulsionado por constantes conflictos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales.
 
Más de setenta años después, el Sistema de Naciones Unidas impulsa múltiples diálogos que nacen de la reflexión sobre nuestro desarrollo. Su octavo secretario general, Ban Ki-moon, que culmina diez años al frente de esta organización y a quien le agradecemos su compromiso con la paz de Colombia, fue consciente de los desafíos globales.
 
Durante su gestión, trabajó coherentemente en tres temas fundamentales: el cambio climático, con una ambiciosa respuesta a cuestiones como el calentamiento global, que afecta a nuestra misma existencia como especie; los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde Colombia asumió un liderazgo importante en la definición de la agenda para buscar garantías de paz y prosperidad y reducir la pobreza; y en tercer lugar, la Agenda para la Humanidad, en la que propuso un giro en el modo en que se enfrentan los desafíos humanitarios, como el desplazamiento prolongado, y la amenaza del terrorismo.
 
Estas apuestas de acción global cuentan con una característica en común: están determinadas por el respeto a los derechos humanos. En todas, Colombia tiene una responsabilidad crucial: proteger sus recursos naturales y la diversidad ambiental, poner fin a un conflicto armado interno de más de medio siglo y alcanzar las metas de desarrollo sostenible.  
 
En este contexto, el 1 de enero de 2017 llegará a liderar las Naciones Unidas el portugués António Guterres, a quien Colombia seguirá acompañando en la defensa de la paz, la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos. Nuestro país está preparado para compartir las buenas prácticas que contribuyan a un futuro más incluyente y sostenible, y a poner al servicio de otros lo aprendido en nuestra búsqueda por acabar el conflicto armado a través del diálogo y la concertación.
 
Bajo el mandato de Guterres, Naciones Unidas asumirá la responsabilidad histórica de profundizar en las agendas de desarrollo. En el caso colombiano, es fundamental seguir fortaleciendo las capacidades de las entidades públicas y la transferencia de conocimientos, y aumentando la coordinación en terreno entre los actores clave en derechos humanos y desarrollo. Esa coordinación cada vez más efectiva incrementará las posibilidades de llevar a cabo acciones conjuntas de gran impacto. 
 
El mundo necesita hoy de un liderazgo político renovador que reafirme la dignidad de todo ser humano, que no deje a nadie por fuera y que invite a todos los sectores sociales a formar parte de la solución a los retos que, en conjunto, enfrentamos. En sus primeras palabras al poco de anunciarse la designación del nuevo secretario general de las Naciones Unidas, Guterres manifestó que sentía “humildad ante los dramáticos problemas del mundo actual, la humildad necesaria para servir, especialmente a los más vulnerables, a las víctimas de la guerra, del terrorismo, las víctimas de las violaciones de los derechos humanos, de la pobreza y las injusticias de este mundo”.
 
Ese espíritu nos confirma una vez más que los derechos humanos deben seguir siendo la guía de cualquier agenda de cambio y progreso. Bienvenido, António Guterres.