Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > "No vamos a permitir otro exterminio político": Consejero Guillermo Rivera

26/03/2016 10:00

Entrevista

"No vamos a permitir otro exterminio político": Consejero Guillermo Rivera

26 de marzo de 2016

​A continuación transcribimos el texto completo de la entrevista realizada por El Tiempo al Consejero Guillermo Rivera y publicada el 26 de marzo de 2016 en el enlace http://bit.ly/1ZFurcm

 

****

Frente al aumento en los ataques contra líderes sociales, el consejero presidencial para los Derechos Humanos, Guillermo Rivera, aseguró que el Gobierno tomó medidas para enfrentar la situación, pero admitió que estas no tendrán gran efecto mientras no estén "acompañadas de decisiones judiciales".

¿Qué está pasando con esta oleada de ataques contra líderes sociales?

Hay que señalar que la tasa de homicidios en el 2015 fue la más baja de los últimos 40 años. Pero a pesar de que hemos hecho esfuerzos de protección material de los líderes sociales, hacen falta decisiones judiciales que identifiquen y condenen a los responsables de estos actos. Cualquier esquema de seguridad material colapsa si no va acompañado de decisiones judiciales efectivas.

Ustedes tuvieron reuniones con la Fiscalía y la Policía para hablar del tema. ¿Qué respuestas se obtuvieron?

Ya fue identificado el homicida del joven del Partido Comunista que fue asesinado en Soacha (Klaus Zapata), ya se expidió la orden de captura. Del informe que presentó la organización Somos Defensores, que documenta 63 homicidios de líderes sociales en el 2015, la Fiscalía nos informó que ya hay 11 imputaciones contra los responsables de estos crímenes.

¿Por qué esperar a que aumenten las agresiones para iniciar acciones?

La Unidad de Protección tiene aproximadamente 9.000 personas protegidas, la mitad de ellas corresponde a líderes sociales, pero todos esos esfuerzos nunca serán suficientes si no están acompañados de decisiones judiciales.

¿Hay fallas en los esquemas de protección?

Los esquemas de protección funcionan en la mayoría de los casos, puede que de manera excepcional se hayan presentado algunas fallas.

¿Entonces por qué está sucediendo este fenómeno?

La minería ilegal, el microtráfico, el actuar de algunos desmovilizados de las autodefensas y los interesados en bloquear el proceso de restitución de tierras son los fenómenos que están generando toda esta ola de agresiones.

¿De dónde se financian estos grupos?

La información que tenemos es que el origen de todas esas organizaciones en cuanto a su financiación es ilegal.

Pero hay denuncias que indican que también reciben apoyo de empresarios y del poder político.

Ese es el planteamiento de algunas organizaciones sociales y políticas, quienes afirman tener información sobre relaciones de agentes de Estado y gobiernos locales con estos grupos criminales. Sobre esto ya se están haciendo las investigaciones pertinentes.

Hay denuncias sobre cobro de ‘vacunas’ y aumento de propaganda alusiva a las Auc. ¿Hay un fenómeno paramilitar manifiesto?

El Gobierno lo que tiene claro es que existen unas organizaciones criminales.

¿Podemos hablar de un exterminio político?

No permitiremos otro exterminio político. Este es un gobierno garantista que va a ofrecer garantías a estos grupos sociales.

¿Qué mecanismos tiene el Gobierno para defender esas garantías?

La semana de Pascua haremos mesas de garantías en Popayán, en Sincelejo y luego en otros departamentos. Acordamos también constituir un grupo especial que investigará la situación. De este grupo harán parte los organismos del Estado y cinco representantes de organizaciones sociales.

¿Estos ataques no envían un mensaje negativo a la mesa de negociación de La Habana?

Existe ya un plan para combatir estas organizaciones, ya existen capturas y judicializaciones.

Pero las agresiones siguen, es una gran preocupación de cara al posconflicto...

Estamos ajustando el plan de respuesta rápida, que se va a desarrollar tras la firma del acuerdo. Lo que se busca es garantizar la presencia del Gobierno en todo el país. Buscamos que el monopolio de las armas lo tenga el Estado.