Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > Lorena Guerra Nariño, una constructora de paz, reconciliación y tejido social

 

 
05/01/2016 16:20

Entrevista

Lorena Guerra Nariño, una constructora de paz, reconciliación y tejido social

​Esta entrevista forma parte del proceso de promover la participación y visibilizar experiencias de construcción de paz de mujeres y organizaciones de mujeres como sujetos activos de derechos y protagonistas en el desarrollo, diseño e implementación de políticas públicas.

Bogotá D.C., 5 de enero de 2016

Foto: Cortesía Lorena Guerra Nariño. Asociacón Mujeres, Madres y Hombres por la Vida

​Entrevista a Lorena Guerra Nariño, representante legal de la Asociación Mujeres, Madres y Hombres por la Vida.

 

Consejería Presidencial DDHH: ¿En qué consiste el trabajo que realiza la fundación?

Lorena Guerra Nariño: El objeto primordial consiste en la defensa, implementación y desarrollo de los derechos sociales, económicos, políticos, ambientales y culturales de mujeres, niños y niñas, víctimas del conflicto armado en Colombia, de conformidad con sus propias realidades y aspiraciones en procura de elevar su nivel y calidad de vida.

CPDH: ¿Qué proyectos que se hayan llevado a cabo en la fundación dan cuenta de mujeres construyendo paz? ¿En qué han consistido estos proyectos?

LGN: En articulación con la ACR, OIM y Organizaciones Sociales de la localidad de Bosa, se realizó un acercamiento para conocer sobre la política del programa de reintegración y el servicio social, liderado por la agencia. En este caso se llevó a cabo un proceso con mujeres del PPR, en el marco de la reconciliación, que consistió en recuperar un espacio que hace parte de la UPZ Porvenir, la cual identificamos y priorizamos porque existen situaciones transversales que se presentan en el territorio y afectan a la ciudadanía.

Una de estas hace caso a los pocos metros cuadrados que existen por persona para responder al derecho a la recreación, esparcimiento, y que dificultan el acceso a actividades artísticas, culturales y deportivas. Asimismo, la falta de equipamientos en el territorio conduce a la inadecuada utilización del tiempo de los niños, niñas,  jóvenes y comunidad en general. También, la baja organización y falta de espacios dificultan que se visibilicen los espacios de participación en donde puede converger la comunidad y las organizaciones sociales para fortalecer la cohesión social a través de iniciativas de paz.

A partir de este proceso conjunto se logró resaltar y promover la reconstrucción del tejido social, la reconciliación y la inclusión social, temas que aportan a la construcción de paz.

Esta apuesta es una de las tantas que hemos trabajado dentro de la organización, como dolientes y sobrevivientes, la consideramos importante ya que hacemos parte de las dinámicas que se dan en el entorno (social, cultural y político).
Por otro lado, se han hecho jornadas de sensibilización frente a los temas que se llevan en la mesa de diálogo de La Habana y la promoción de los derechos humanos.


CPDH: ¿Cuál hay sido la experiencia de las mujeres en dichos proyectos, referente a la construcción de paz?

LGN: Una de las experiencias es el empoderamiento frente a los temas sobre el proceso de paz, los derechos humanos y la participación incidente. De estos procesos hemos logrado que algunas mujeres participen en la construcción y el posicionamiento de las Agendas de Paz construidas desde la experiencia de las mujeres víctimas, con el fin de contribuir a los diálogos para la terminación del conflicto y a los debates relacionados con el posconflicto.


CPDH: ¿Cuál ha sido la población que se ha visto beneficiada?

LGN: Mujeres, jóvenes, niños y niñas, víctimas del conflicto, familiares de las personas del programa PPR, comunidad y organizaciones sociales de la localidad.


CPDH: ¿Qué dificulta crear más espacios para la construcción de paz por parte de las mujeres?

LGN: La seguridad, la movilidad por la falta de recursos y la voluntad institucional ya que no promueven el tema. Deserción por interés o voluntad de algunas personas.


La comunidad tiene cierta resistencia frente al proceso de paz, pues manifiestan inconformidad. Por un lado no se han visto involucrados en medio de un combate, por otro lado lo que les ‘venden’ los medios de comunicación nacional es desalentador. Se cree y se piensa que el interés es de los dolientes e involucrados directamente, no hay una sensibilidad frente al tema.


CPDH: ¿Cuáles son los obstáculos que han tenido que sortear en el proceso de construcción de paz?

LGN: Voluntad en general.


CPDH: ¿Debilidades y fortalezas en los procesos de construcción de paz adelantados por mujeres?

LGN: Las debilidades son aquellas que relacionamos anteriormente. La fortaleza es la experiencia de vida de las mujeres, el intercambio de saberes, visibilizar la organización y algunas actividades (jornadas culturales, deportivas, olla comunitaria y un acto simbólico que invita a la reconciliación a través de un grafiti. Estas actividades se están promoviendo en otras localidades. Posicionar el tema de la paz y la reconciliación en algunos escenarios locales.

CPDH: ¿Han recibido apoyo de entidades públicas y/o privadas en los proyectos que involucren la construcción de paz? ¿En qué ha consistido? 

LGN: Con la OIM logramos conseguir unos recursos materiales para llevar a cabo el proceso que se realizó con el PPR. Este consistió en la entrega de refrigerios, algunas herramientas y el préstamo de otras para realizar las diferentes actividades. Contamos con los espacios del Punto de Articulación Social (PAS), unidad operativa que hace parte de la Secretaría Distrital de Integración Social, y con un equipo de profesionales que apoyaron en todas las actividades.