Consejería Presidencial para los Derechos Humanos
Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > Mensaje del Presidente Juan Manuel Santos para la instalación del Foro 'Construcción de Paz y Derechos Humanos'

14/07/2016 12:15

Mensaje del Presidente Juan Manuel Santos para la instalación del Foro 'Construcción de Paz y Derechos Humanos'

Bogotá D.C., 14 de julio de 2016

Bogotá D.C., 14 de julio de 2014. Foto: Oswaldo Malo - Consejería Presidencial DDHH

 

​La Consejera Presidencial Paula Gaviria Betancur leyó esta mañana, el mensaje del Presidente Juan Manuel Santos en la apertura del foro sobre Derechos Humanos y construcción de paz, convocado por la Defensoría del Pueblo con el fin de analizar el alcance de los acuerdos de La Habana para la terminación del conflicto y proyectar el rol de este organismo de control hacia un escenario de post acuerdo.

Este es el texto completo del mensaje:

****

 

Mensaje del Presidente Juan Manuel Santos, para el foro 'Construcción de Paz y Derechos Humanos, Compromiso de la Defensoría del Pueblo 
 
Bogotá, 14 de julio de 2016
 
Les envío un saludo y un agradecimiento muy especiales al doctor Alfonso Cajiao y a todos los funcionarios de la Defensoría del Pueblo. Gracias por impulsar el debate humanitario y, en particular, por su trabajo diario a favor de los derechos humanos de todos los colombianos.
 
No pude acompañarlos, como tenía previsto, pero no quisiera dejar pasar la ocasión sin reconocer la pertinencia y oportunidad de los temas que tratarán durante la presente jornada.
 
Espacios de discusión como este nos permiten comprender mejor el punto de inflexión en el que se encuentra Colombia: podemos seguir por la senda de un conflicto armado de más de medio siglo, o podemos corregir el rumbo –aquí y ahora– hacia la construcción de un país en paz.
 
Los derechos humanos tienen un dilema parecido: o avanzamos en su consolidación sin guerra de por medio; o perpetuamos la absurda paradoja de promover los derechos humanos en medio del conflicto.
 
Y digo “paradoja” porque la guerra es, por naturaleza, una negación de los derechos humanos –un atentado contra la vida misma–.
 
El conflicto ha sido combustible de varios tipos de discriminación y violencia –de género, racial, étnica, regional, social y política–, y también nos ha dejado pobreza, ha afectado el acceso a la salud y la educación, ha generado daños ambientales y ha golpeado nuestras libertades.
 
Nadie pone en duda que la guerra ha atentado, desde todo punto de vista, contra los derechos humanos de varias generaciones de colombianos.
 
Por eso he dicho que la primera garantía de los derechos humanos en Colombia, la acción más urgente que tenemos que tomar para salvaguardarlos, es cesar el conflicto como una condición básica para que respetemos la vida, para que detengamos esta “fábrica” de víctimas y de injusticias.
 
Afortunadamente, hemos hecho avances muy importantes en ese sentido: el año pasado registramos la tasa de homicidios más baja de las últimas cuatro décadas –¡son los días menos violentos de las generaciones que han nacido después del año 75!–.
 
Y esto –aunque ha ocurrido sin haber firmado aún un acuerdo de paz definitivo con las FARC– sí ha sido consecuencia de sentarnos a dialogar.
 
¡Así es como pueden cambiar las cosas cuando privilegiamos el diálogo!
 
La 'fábrica de víctimas' está a punto de cerrar, un hecho de la mayor relevancia porque, tanto o más importante que resarcir a las víctimas, es evitar que haya nuevas víctimas.
 
La terminación del conflicto establece un nuevo escenario para el respeto, promoción y garantía de los derechos humanos de todos los colombianos, y es importante que sepamos cuál es el aporte de cada uno de nosotros en esta etapa de construcción de la paz –como individuos y como miembros activos de las organizaciones en las que trabajamos–.
 
La Defensoría del Pueblo, por ejemplo, tendrá un papel protagónico en el posconflicto, acompañando a los territorios en los que han operado las FARC, con el fin de garantizar que los habitantes de esas zonas ejerzan plenamente sus derechos.
 
Es hora de renovar nuestro compromiso con los derechos humanos, más ahora que el fin de la guerra está próximo –¡y en nuestras manos está que sea definitivo!–.
 
Si el conflicto ha sido un caldo de cultivo de violaciones a los derechos humanos, la paz será el mejor entorno para protegerlos y garantizarlos.
 
Los invito a que sigamos trabajando juntos en el propósito de darles a los colombianos el derecho fundamental que nos hemos prometido durante tanto tiempo: el derecho a vivir en paz.

 

Juan Manuel Santos

 

 

 



****

Más información sobre este foro en http://bit.ly/29SNldZ