Consejería Presidencial para los Derechos Humanos
Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2016 > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la posesión del Director de la Unidad de Víctimas, de la Consejera para los Derechos Humanos y del Director para la Acción Integral contra Minas Antipersonal

 

 
02/06/2016 12:45

 

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la posesión del Director de la Unidad de Víctimas, de la Consejera para los Derechos Humanos y del Director para la Acción Integral contra Minas Antipersonal

La Macarena, Meta, 2 de junio de 2016

La Macarena, Meta, 2 de junio de 2016. Foto: Efraín Herrera - SIG

​​

Acabamos de posesionar a tres muy importantes funcionarios. Tres personas excepcionales, cada uno, cada una, ha cumplido un papel fundamental.

Paula Gaviria le entrega a Alan Jara la Unidad de Víctimas, después de haber hecho un trabajo sobresaliente. Lo que hoy Colombia tiene en materia de institucionalidad frente a la atención, el manejo de las víctimas, y después de haber acumulado tantas víctimas, después de tanta violencia, este conflicto armado que ha durado tanto tiempo, pues era una labor titánica.

Yo al principio dije: no sé si una sola persona, Paula Gaviria, podía afrontar este reto. Recuerdo muy bien cuando en el año 2012 aprobamos finalmente esa histórica ley, la Ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras, que creó la unidad y que creó la institucionalidad.

Y dijimos: que reto tan importante y que reto tan difícil. Pues Paula ha cumplido con creces esas expectativas y hoy le entrega a Alan Jara una Unidad de Víctimas que ya tiene un funcionamiento reconocido, pero sobre todo unos resultados que el mundo entero está señalando como algo excepcional en la historia.

Ningún país en la historia de este planeta había o ha reparado como esta Unidad de Víctimas, como este gobierno, como este país.

Ya llevamos 600 mil víctimas reparadas, yo creo que el país que más ha reparado víctimas en la historia no alcanza ni al 20 por ciento de lo que nosotros hemos ya reparado y seguimos reparando.

¿Y por qué decidimos dar ese paso? Porque desde que comenzamos a pensar en cómo terminamos esta guerra, este conflicto armado, las víctimas aparecían por todos lados y yo pensaba: si realmente queremos una paz estable y duradera necesitamos reconocer las víctimas, que las víctimas se sientan parte del proceso y que las víctimas se sientan satisfechas después de que el proceso haya terminado en cuanto a sus derechos a que han sido reconocidos sus derechos

Y por eso cuando diseñamos este proceso, esto no fue algo que nació de la noche a la mañana, esto es algo que ha sido pensado planeado analizado. Pusimos las víctimas en el centro de la solución del conflicto.

Es la primera vez que un país que resuelve una guerra, que resuelve un conflicto armado interno, coloca las víctimas en el centro de su solución y eso lo decidimos desde el principio de forma deliberada.

Porque si las víctimas se sienten satisfechas, si las víctimas se sienten reconocidas, ese proceso va a ser duradero porque se logra cicatrizar las heridas. Y convertir el odio y sed de venganza en un aprendizaje de perdón, de reconciliación.

Y así es como se va construyendo la paz poco a poco, eso no tampoco sucede de la noche a la mañana.

Y por eso la labor de la unidad de victimas ha sido es y seguirá siendo tan importante.

De manera que Paula, muchas gracias por esa responsabilidad que usted asumió con tanto coraje con tanta dedicación y muchas felicitaciones por esos resultados tan excepcionales

Y a quién mejor entregarle semejante responsabilidad que a una persona que sufrió en carne propia lo que es ser víctima, 7 años duró secuestrado. Que se ha jugado por las victimas desde el momento en que fue liberado, que se ha jugado por la paz desde el momento en que fue liberado, que hizo una gran gobernación del departamento del Meta, me consta porque trabajamos juntos desde el momento en que se posesionó hasta el último día.

Y que tiene una gran autoridad moral para poder conducir esta gran agencia en este momento tan importante, tan particular de la vida colombiana.

De manera que Alan, una felicitación también no solamente por lo que usted ha hecho sino por lo que va a hacer. Porque usted y yo vamos a trabajar, a seguir trabajando, de la mano a favor de las víctimas reconociendo las víctimas, reparando las víctimas y liderando las víctimas en esta construcción de paz que el país tanto necesita.

Y dentro de esa política de ir reparando a las víctimas, de ir cicatrizando las heridas. Por supuesto el papel que juega esta nueva entidad que se creó precisamente pensando ya en el posconflicto, que es la dirección de todo el proceso de ir eliminando las minas antipersonal.

Y ahí hemos designado a otra persona que ya ha dado muestras de ser una persona eficiente, consagrada a su trabajo, con un gran amor por su país, Sergio Bueno.

Me acuerdo que cuando eliminamos el DAS, dividimos sus funciones y una función se le dio a la nueva entidad que tiene que ver con la inteligencia del estado, la Dirección Nacional de Inteligencia, y le quitamos la parte de las migraciones del control de personal que entra y sale del país y se los dimos a la Cancillería.

También un reto muy importante que Sergio Bueno organizó con gran rigor, con gran disciplina y con gran eficiencia.

Hoy las autoridades migratorias del país que están hoy en día bajo la responsabilidad de la Cancillería son unas autoridades reconocidas, también por su eficiencia, también por sus resultados.

Y eso se le debe a Sergio Bueno quién después paso un tiempo en el exterior, en la diplomacia, en el Consulado en Chile, y ahora regresa para utilizar su capacidad de gestión, su capacidad de organización en este reto tan importante como es ir eliminando, sacando, acabando con las minas antipersona que hay sembradas por todo el país.

Nosotros somos el segundo país más minado del mundo y es una labor titánica, muy difícil. Donde nuestras Fuerzas Militares, nuestra Policía, también van a cumplir un papel muy importante porque han venido aprendiendo.

Ellos han sufrido como ninguno lo que es esta forma terrible, macabra, de defenderse o de atacar. Porque las minas se utilizan para defenderse y para atacar, el mayor número de víctimas son de nuestras Fuerzas Militares de nuestra Policía.

Y ellos han aprendido a ir eliminado y controlando las regiones y declarando municipios libres de minas. Ya tenemos 5 municipios libres de minas, pero nos falta muchísimo camino por recorrer.

Hemos priorizado varios municipios más de 80, pero ¿hay minas en más de cuántos municipios? 199 con alta afectación de minas, imagínese lo que eso representa.

Nos comprometimos con el mundo que en 5 años, en el año 2021 íbamos a poder declarar a Colombia libre de minas. Si vamos a lograr eso ternemos que trabajar 24 horas, diarias 7 días a la semana. Porque es una labor muy dispendiosa muy difícil, muy costosa y muy peligrosa.

Y ahí nuestras Fuerzas Militares nuevamente van a estar presentes, al lado también de organizaciones civiles que están dedicadas a esta labor importante y todo bajo la dirección del doctor Sergio Bueno.

Y la doctora Paula asume una responsabilidad muy importante para el país, para el futuro del país. Es la consejería de Derechos Humanos.

Este país ha tenido una evolución en muchos frentes, pero tal vez uno de los frentes en los que más hemos evolucionado ha sido precisamente en el respeto por los derechos humanos de nuestros ciudadanos.

En la guerra, en cualquier guerra la primera víctima es precisamente esos derechos humanos, el derecho a la vida, pero de ahí para abajo se violan todos los derechos y aquí en Colombia que nos ha azotado durante tanto tiempo pues no ha sido la excepción.

Por eso hemos sido catalogados como uno de los países donde más se violaban los derechos humanos, del mundo entero. Aparecíamos en todas las caratulas en todos los titulares de la prensa como un país violador de esos derechos, nos tenían en todas las listas negras, pues poco a poco hemos venido corrigiendo esa situación.

Y hoy podemos decir que estamos también a la vanguardia. Por ejemplo nuestras Fuerzas Militares, nuestra Policía, que en poco tiempo, y eso lo reconocen todas las autoridades internacionales, asumió como propia internalizó esa legitimidad que le da a cualquier Fuerza Armada en cualquier lugar del mundo, y es ante todo respetar los derechos humanos inclusive el enemigo.

Y nuestro Ejército la asimilo y la aplicó, y es ejemplo a nivel mundial, lo mismo nuestra Policía

Pero también el país ha venido valorando la importancia de lo que significa el respeto por los derechos humanos. Inclusive eso está consignado en nuestra propia constitución, nuestra constitución es muy garantista, que garantiza los derechos Humanos.

La Corte Constitucional se ha caracterizado por concentrarse en eso, en respetar los derechos humanos de los ciudadanos, en hacerlos respetar. Y ahí la labor que se ha hecho es muy importante.

Nos han sacado de todas las listas negras, inclusive en esta misma semana, algo muy importante, nos excluyeron en la lista negra de la OIT, donde estábamos permanentemente por violar los derechos de los trabajadores y ahí también logramos que Colombia dejara de ser una oveja negra y se incluyera en los países que están por el contrario defendiendo los derechos de los trabajadores.

De manera que Paula, usted también va a tener una labor importantísima, porque eso es lo que le da legitimidad a nuestras instituciones. Que la gente perciba que efectivamente sus derechos están siendo tenidos en cuenta, están siendo respetados, están siendo defendidos.

Y la persona que va a recibir todas las quejas de todas las organizaciones y de todas las personas que en alguna forma piensan que les están violando sus derechos fundamentales.

Pues va ser usted y por eso usted que ya tiene experiencia porque, si haya algo que uno pueda decir de la Unidad de Víctimas es que lo que hace la Unidad de Víctimas es precisamente respetar los derechos de los colombianos, pero sobre todo de los que más han sufrido que son las víctimas.

Tiene muchos que ver, muchísimo que ver lo que usted ha venido haciendo con lo que va ser ahora como Consejera de Derechos humanos. Y todo esto tiene que ver con este paso tan importante que estamos dando hacia la paz, que ya estamos muy cerca.

Y aquí estoy en La Macarena después de que ayer, señores representantes muchas gracias, en una votación histórica y como lo llamo el periódico El Tiempo, aplastante, unas mayorías abrumadoras se aprobó en último debate el acto legislativo que nos va permitir implementar los acuerdos a que lleguemos con las Farc en La Habana de una manera más rápida.

Y va dar las garantías necesarias para que la palabra empeñada se cumpla después de que el pueblo colombiano decida a través de un plebiscito, si está acuerdo, si les satisface o no.

Yo desde hace 5 años le prometí al pueblo colombiano que los acuerdos a que lleguemos serían sometidos a una refrendación popular ante el pueblo, el pueblo soberano fuese quien en últimas decidiese si actuamos bien o actuamos mal.

Y hemos venido actuando de la mejor forma posible protegiendo en primera instancia los derechos del a víctimas, su derecho a la justicia.

No hay tal que esta paz va ser la paz con impunidad, esa es otra de las mentiras de la oposición, esta paz, todo lo contrario, garantiza que los máximos responsables de crímenes de guerra, de crímenes de lesa humanidad, crímenes como los cometidos contra Alan Jara, no pasen impunes.

A todos los responsables de esos crímenes se les va a investigar, se les va juzgar, se les va a condenar y se les va a sancionar. O sea que aquí no hay ninguna impunidad.  

El derecho a la verdad, muchas de las víctimas lo único que quieren es saber por qué hicieron lo que hicieron sus victimarios, donde están sus hijos, sus seres queridos desaparecidos, qué paso con la madre, con el padre, con el hermano.

Muchas veces solamente quieren eso. Y por eso se estableció una comisión de la verdad que, además, se condiciona cualquier beneficio jurídico a que se diga la verdad, porque la verdad como dice la propia Biblia nos libera, la verdad nos va a permitir construir esa paz con mucho más entusiasmo, sin esas cadenas que nos atan al pasado de violencia, sino con ese sol que nos va alumbrar el futuro lleno de esperanza.

También se les va a garantizar a las víctimas la no repetición, para que nunca más volvamos a ver las atrocidades que se han vivido en este país, que ha vivido este municipio de La Macarena, este departamento del Meta, como pocos departamentos del país.

Yo recuerdo la primera vez que vine aquí a La Macarena, recién nombrado Ministro de Defensa, hace cerca de 10 años, y me mostraron un cuatro por cuatro, azul oscuro, y me decían este es el del “Mono Jojoy” y me mostraban, sobrevolaba Caño Cristales, y me decían este este es el ‘Country Club’ de las Farc, allá llevan a sus amigas, y allá se divierten, y yo les dije en ese momento; pues eso se va a corregir y se corrigió.

Y el “Mono Jojoy” ya no transita por La Macarena como Pedro por su casa, Caño Cristales lo recupero el pueblo colombiano y lo que estamos viendo es que esta zona que fue tan azotada por la violencia, dominada por las Farc durante muchísimos años pues está comenzando a ver un futuro mucho mejor.

Comenzando digo, porque esta paz se va construir poco a poco, silenciar los fusiles es apenas el primer paso.

Pero si todos nos unimos, si todos los colombianos nos ponemos uno objetivos claros, vamos a poder aprovechar este punto de inflexión histórica para convertir un municipio como La Macarena, porque tiene todo el potencial en una fuente de progreso, en una fuente de empleo, en una fuente de bienestar para sus ciudadanos y para todos los colombianos.

Este es un departamento que tiene unas riquezas impresionantes, no solamente desde el punto de vista de su belleza natural, su biodiversidad, su gente, gente que ha sufrido mucho pero que se impone, su talante, su carácter.

Eso es lo que esta paz les va a permitir aprovechar como país.

Que aquí en La Macarena y en tantos otros municipios del país que sufrieron tanto con esta guerra se les libere esas cadenas ancladas al pasado de la guerra y se les pinte un futuro mucho más halagüeño.

De manera que ustedes los nuevos funcionarios que hoy se posicionan, se posesionan en un sitio muy especial, un sitio que es el símbolo del contrastes.

Aquí vine también como Ministro de Defensa, me acuerdo muy bien, no sé si algunos de ustedes se acordará, le regalé unos computadores a los niños.

No existían la posibilidad de transmisión de internet, ni siquiera llegaba aquí la señal de televisión, instalamos una antena militar.

Y cuál fue mi sorpresa tan agradable que después de tres, cuatro semanas de haber mandado los computadores, unos computadores pequeños verdes con blanco, estaban los niños manejando el computador y los papás detrás y los niños en cierta forma, casi que se habían tomado el pueblo y dije ese es el futuro.

Esto que estamos haciendo es el futuro.

Y hace una semana, hace una semana Alcalde tuve una noticia maravillosa que los va a beneficiar a ustedes aquí, resulta que yo desde que me posesioné como Presidente tenía muchos sueños, tenía  muchos objetivos, soñaba con la paz, por supuesto, pero también soñaba con la construcción de esa paz.

Por ejemplo, conectar con fibra óptica y banda ancha a todos los municipios de Colombia, todos.

Me decían que eso era muy difícil, que era imposible, pues logramos hoy están conectados todos los municipios de Colombia con fibra óptica y banda ancha.

¿Pero de qué sirve? De qué sirve tener una conexión si por ejemplo este colegio nos e puede beneficiar. Cómo hace uno para conectar el colegio, cómo hace uno para conectar las otras instalaciones y más gente que use ese internet.

Pues la semana pasada una de esas grandes empresas internacionales, Microsoft, me entregó la tecnología que ellos se inventaron, que nos va permitir replicar, es decir llega el internet aquí a un punto y de ahí se replica, por ejemplo, a este colegio y este colegio dentro de poco va tener una conexión, además, de una altísima calidad para que todos los estudiantes puedan usar internet, todos puedan conectarse con el mundo entero, puedan recibir clases a control remoto.

Y el puesto de salud de aquí de su municipio también tenga una conexión para que si alguien se enferma no tenga que ir hasta Villavicencio, sino que lo pueda ver el mejor médico, le diga, mire usted tiene tal cosa, le receto tal remedio y entonces no tiene que ir.

Eso ya es una realidad.

Y eso es lo que va cambiar este país, y vamos aponer el campo a producir, ayer estaba con unos campesinos en el Quindío que me decía es que ya nos están ayudando y hemos multiplicado muestra productividad en tres, en cuatro, nuestros ingresos están innovando.

Me mostraron una pileta de caucho que no tiene más de tres metros de diámetro donde producen en forma intensiva la tilapia y eso solo produce 7 millones de pesos mensuales, ya le está produciendo a muchos de los campesinos.

Y eso lo podemos hacer porque tenemos un país lleno de riquezas, lleno de abundancia de todo tipo y con un gran capital humano, este muchacho, esta muchachas que aquí están estudiando les vamos a ofrecer todas la oportunidades que la paz nos va traer para que puedan conseguir cupos en las universidades, poder prepararse en el Sena y poder ser el día de mañana unos buenos ciudadanos.

Eso es lo que la paz nos va atraer a todos. Y qué bueno poderlo decir aquí en La Macarena, que como digo simboliza tanto lo que ha sido la guerra y va simbolizar tanto lo que nos puede producir, alcalde, esta paz.

Este departamento, Alan Jara, Gobernadora, que ha sufrido tanto con esta guerra tiene todo por delante y cuando consolidemos la paz, y aquí les voy a pedir a las víctimas que se pongan la camiseta de víctimas pero también de colombianos con futuro y trabajemos todos para consolidad esta paz.

Porque así es como vamos a poder construir esa nueva Colombia, una paz que como he dicho tiene que comenzar en nuestros propios corazones.

Cuando uno está en paz con uno mismo, le queda más fácil estar en paz con su señora, con su familia, con su entorno, con su comunidad.

Cuando hay paz en los colegios eso irradia hacia el resto de las comunidades, y así vamos construyendo esa paz en todos los estamentos de la sociedad.

Eso se hace poco a poco, pero si nos unimos todos podemos hacerlo y eso es lo que nos va permitir este proceso.

Esto que ayer se aprobó en el Congreso, el plebiscito que espero que la Corte Constitucional le dé la bendición en los próximos días y todos unidos vamos a decirle: ¡Sí a la paz!

Vamos a decir sí a la paz para construir un nuevo país.

Y dejar que los opositores e esta paz sigan elucubrando y sigan inventándose razones para no subirse al tren.

El tren tendrá siempre las puertas abiertas para que se sumen a este gran proceso.

Esto no lo para nadie, la votación de ayer es una pequeña muestra de los que va ser ese plebiscito, va ser apabullante a favor de continuar con el proceso y consolidad la paz.

Nadie quiere volver al pasado, volver a la guerra, volver a lo que vivimos durante tantos años, lo que sufrimos, lo que sufrió este pueblo, La Macarena durante tanto años, nadie quiere eso.

Pero les digo a estos opositores: la mano tendida siempre, bienvenidos siempre para sumarse a este tren de la paz.

Ya no encuentran argumentos, el que escuché hace dos días, que  estábamos dando un golpe de Estado con lo que ayer se aprobó.

¡Por Dios! Un golpe de Estado cuando se acepta un procedimiento donde están involucrados el Congreso de la República, la Corte Constitucional, y más importante aún, el pueblo colombiano.

¿Cuál golpe de Estado?

Todo lo contrario que decisión tan bien protegida desde el punto de vista democrático y constitucional.

Y ayer escuchaba algunos miembros de la oposición diciendo que el Presidente y su hermano pertenecen a las Farc, son miembros de las Farc, son agentes del comunismo.

Yo me reía y decía; si ya están llegando a esos extremos es que están realmente desesperados.

Pero no se desesperen, más bien súbanse al tren, súbanse al tren que aquí serán bienvenidos porque entre más unidos estemos los colombianos construyendo la paz, más lejos vamos a allegar.

De manera que querida Paula, Sergio y nuestro muy querido Gobernador ahora director de la unidad, muchas gracias por su trabajo, muchas felicitaciones.

Lo que queda por delante no es fácil, yo digo que construir la paz es mucho más difícil que hacer la guerra, vamos apodarla construir apenas silenciemos y apeas el pueblo colombiano nos dé ese respaldo, que no es a Juan Manuel Santos, porque lo he dicho muchas veces, esta paz no es mía, esta paz no es de mi Gobierno, esta paz es de ustedes de todos los colombianos.

Ustedes tiene que asumirla como propia y como ciudadanos, como colombianos comenzar todos juntos a construir esa nueva Colombia.

Muchas gracias.