Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2017 > Implementando el Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y Empresas en el territorio: el caso de Arauca

Sala de Prensa

Implementando el Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y Empresas en el territorio: el caso de Arauca

Bogotá D.C., 2 de octubre de 2017

El Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y Empresas (PNA) de Colombia acoge la importancia de la aplicación territorial de los Principios Rectores de Empresa y Derechos Humanos de Naciones Unidas, teniendo en cuenta los retos y las necesidades específicas de cada región.
 
En ese contexto, surgió el proyecto Arauca: derecho al futuro, centrado en la sensibilización y formación de las instituciones públicas, la sociedad civil y las empresas sobres sus roles y responsabilidades en la construcción de una cultura de paz desde la garantía de derechos y el desarrollo sostenible.
 
La iniciativa se puso en marcha entre enero y julio de 2017, liderada por la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos en colaboración con Occidental Petroleum (OXY), las Cámaras de Comercio de Arauca y el Piedemonte Llanero, la Gobernación y la Diócesis de Arauca, bajo el lineamiento metodológico de Trust Consultores.
 
Dicha metodología se basó en una amplia participación representativa dirigida a promover y afianzar nuevos liderazgos para reconocer dificultades del pasado y diseñar una visión conjunta para el futuro. El ejercicio inició con la construcción de una línea de tiempo, en la que se identificaron los desafíos que Arauca ha vivido como resultado del conflicto. Esto se tomó como un punto de partida esencial para restablecer y fortalecer la confianza en el logro de un desarrollo territorial, con enfoque de derechos humanos, donde confluyan los sectores público, privado y la sociedad civil.
 
Inicialmente se identificó el bajo conocimiento de los estándares de los Principios Rectores de Naciones Unidas y, por tanto, la importancia de fortalecer capacidades. Así, el proyecto sirvió para aclarar obligaciones y derechos de todos los actores involucrados, y fortalecer la agenda de empresas y derechos humanos en la región.
 

Arauca, derecho al futuro sentó las bases para una agenda de sueños compartidos, donde logramos: 

  • Romper barreras entre personas y fortalecer lazos a partir de la identificación de un pasado común y de intereses compartidos.
  • Reconocer pasado y presente y, sobre todo, ver el futuro conjuntamente. En resumen, “del pasado, lo que nos sirva; del futuro, todo por hacer”.
  • Tejer relaciones y una red comunitaria orientada hacia temas específicos relacionados con empresas y derechos humanos.
  • Impulsar un proceso de transformación de imaginarios colectivos y descubrimiento de posibilidades.
Al final del proceso, se contará con tres productos principales: 1) principios para el diálogo y la participación; 2) agenda de trabajo que incluya acciones prioritarias y actores responsables de cada una de ellas, para asegurar la implementación del PNA en Arauca; 3) proceso de desarrollo e identificación de elementos o características que se considera fundamentales para una  visión compartida para el futuro de Arauca, por ejemplo, una ciudadanía que participa de manera responsable e informada. Todo ello será útil en la implementación de los procesos de debida diligencia de las empresas.
 
Es importante resaltar que este ejercicio no giró en torno a Oxy y sus actividades en el territorio, sino que convocó a todos los representantes de los sectores productivos, como cacaoteros, ganadores y arroceros, entre otros.
 
El pasado 24 de agosto, se llevó a cabo la ceremonia de cierre de esta primera fase, dando paso a una segunda etapa, que continuará adelante con una fuerte agenda en el territorio para el diálogo y el fortalecimiento en otras regiones del país.