Consejería Presidencial para los Derechos Humanos
Skip Navigation LinksConsejería Derechos Humanos > Sala de Prensa > Noticias > 2017 > Carta a la comunidad de Bojayá

02/05/2017 10:30

Carta a la comunidad de Bojayá

Por Paula Gaviria Betancur, en conmemoración de los 15 años de la masacre de Bojayá.

Bogotá D.C., 2 de mayo de 2017

Foto: Karen González - Consejería Presidencial DDHH

 

 

Apreciada comunidad de Bojayá

 

Hace un año el Cristo Redentor mutilado 15 años atrás, cuando ocurrió en Bojayá una de las masacres más absurdas y dolorosas en medio siglo de conflicto armado, fue restaurado y entregado a ustedes para que, protegido en una urna de cristal, los cuide por más de 100 años.

Este Cristo, sin duda, es el símbolo de la guerra y también es la insignia de la esperanza, gracias a un camino que ustedes, las víctimas de Bojayá, empezaron a transitar hace 5 años. Con cada uno de sus pasos, nos han dado grandes lecciones de humanidad y grandeza a todos los colombianos y nos han invitado a crear un futuro en el que haya más oportunidades para todos, y esto nos permita construir por fin una sociedad pacífica.

Gracias a la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras hicimos unos acercamientos para llegar al alma de la comunidad, reconstruimos la confianza en el Estado y así, poco a poco, fuimos dando forma a las medidas de reparación colectiva. Las víctimas tuvieron voz y sus clamores fueron escuchados y llegaron hasta los diálogos entre el Gobierno Nacional y las Farc EP para poner fin al conflicto armado.

Y fue este encuentro el que permitió que en diciembre de 2015, Pastor 'Alape', 'Benkos Biojó', 'Isaías Trujillo', 'Pablo Atrato', 'Matías Aldecoa’, ‘Erica' y otros miembros de las Farc EP reconocieran su responsabilidad en la masacre y le pidieran perdón a las víctimas. Y ustedes, los perdonaron para que nadie más en Colombia tenga que vivir una tragedia como esta.

Una vez designado como Nobel de Paz, y con la derrota en la plebiscito por delante el Presidente Juan Manuel Santos fue hasta la simbólica Iglesia de Bojayá para rendir un homenaje a las víctimas y a los sobrevivientes quienes con su capacidad de perdón y de reconciliación nos han enseñado a vencer el odio y la sed de venganza; y a insistir y persistir cuando se trata de consolidar la paz en Colombia.

Como antesala del año 2017, ustedes decidieron dar un paso más en el largo camino de la construcción de la paz. Con el Cristo Redentor como testigo, líderes afros, autoridades indígenas de todos los pueblos del Atrato y jóvenes de la comunidad se reunieron para buscar entre sus tradiciones, creencias y sentimientos, una acción simbólica para sanar el territorio.

Ese día decidieron recordar a los muertos, no por una cifra o por un nombre, sino por los valores que tuvieron en vida: “Necesitamos seguir conviviendo con los que están vivos, por eso, nuestra apuesta es a que nos reconciliemos”, dijeron aquel día.

Este 2 de mayo, con el acuerdo de paz en plena implementación y el inicio de los diálogos con el ELN, dan un paso más en el camino de la esperanza y nos invitan a que esta vez más que la conmemoración de una masacre sea el Día de la Reconciliación Nacional, el día para honrar a los muertos con la vida, el día para proteger la paz en una urna de cristal como el bien más preciado para que se extienda por los siglos de los siglos.

 

Con aprecio,

 

Paula Gaviria Betancur

Consejera Presidencial para los Derechos Humanos